Modelos alternativos de la asistencia a la maternidad.

MESA REDONDA SOBRE

MODELOS ALTERNATIVOS DE LA ASISTENCIA A LA MATERNIDAD

page1image1584
page1image1856

Ponencia sobre la opinión de las mujeres sobre la alternativa a la MATERNIDAD 1987

Cristina AZNAR PLANA Asociación de Mujeres para la Salud

page1image3840
page1image4112

Opinión de las mujeres a la alternativa de la Maternidad

page2image1328

Ser madre es un derecho de la mujer, pero ser madre en las mejores condiciones. Poder elegir el momento, el lugar, donde y como, desear tener ese hij@, sin que llegue en el momento, lugar y manera menos deseada.

¿Cómo es nuestra realidad, y como desearíamos que fuese? ¿Qué condiciones pensamos que son la ideales?

Creo que tendríamos que remontarnos a cuando éramos niñas, ¿qué relación teníamos con nuestros padres?, ¿cómo vivíamos la sexualidad en nuestras casas?, ¿es que teníamos una relación, una comunicación libre con ellos, con nuestro cuerpo?, ¿podíamos transmitirles nuestros sentimientos, sensaciones y expresarlos libremente?

Cuantas veces cuando éramos niñas han reprimido nuestras sensaciones:

  • –  niña ¡no te toques!
  • –  Niña ¡no toques eso! ¡es pecado!
  • –  Ni podíamos contemplar, tocar, mirar nuestro cuerpo desnudo, irviendo poco a poco en nosotras mismas como íbamos creciendo, desarrollándonos, cambiando, pasando de niñas a mujeres, sí, también todo eso era pecado.Y ¿recordamos cuando nos hicimos mujeres?, ¿quién nos habló de la primera regla?.Quizás nos vino de sorpresa, sin darnos cuenta, sin saber que era eso y por qué sangrábamos por nuestros genitales. Y cuantas mujeres se han asustado, atemorizado ante este hecho maravilloso de la naturaleza.

    Que pocas mujeres han hablado con sus hijas de este proceso fisiológico que se realiza en sus cuerpos.

page2image14304
page2image14576
page2image14848

No teníamos una información en nuestras casas, pero tampoco en las escuelas, eran temas “tabúes”. Los niños venían de Paris, la regla era ese momento en el que la mujer olía mal, que no se podía lavar, que tenía que quedarse en casa, simplemente.

Actualmente, hay mucha información visual, se habla de sexo, creo, en algún momento de sexo mal entendido, no se habla de “amor”, y se siguen sin conocer cómo funcionan nuestros cuerpos, habiendo un gran incremento de embarazos en niñas, adolescentes y por supuesto, no pensamos que sea el momento adecuado para ser madre.

Y así sucesivamente fuimos viviendo nuestro cuerpo, nuestro desarrollo, cada vez más atemorizadas, contraídas, olvidándonos que teníamos una pelvis, unos genitales, contrayéndonos para que nada se viera, nada se sintiera. También el sentir era pecado, y finalmente no éramos capaces de reconocer ni nuestro propio cuerpo.

Retomando la palabra “MATERNIDAD”, sería maravilloso que las mujeres que lleguen a ser madres hoy, puedan ayudar a sus hijas de una manera distinta de la que muchas mujeres de hoy hemos ayudado. Y por todo esto creo, es necesario una educación sexual en casa, en las escuelas, en los Centros Maternales, poder hablar de una manera natural y libre de los procesos biológicos, de nuestros cuerpos, de su anatomía, de su fisiología, de nuestra evolución como hombres y mujeres. Realmente es importante que esto se tome en cuenta, y no solamente las mujeres. No se puede hablar de prevención, profilaxis, de niños del futuro, sin tomar el hilo conductor desde el principio. La humanización de la maternidad no empieza en los paritorios, en el nacimiento, empieza mucho antes.

Y continuando ese hilo conductor, querríamos poder vivir nuestra sexualidad sin miedo a una procreación no deseada. Poder utilizar métodos anticonceptivos, cuando y en el momento que deseamos. Y poder elegir el momento adecuado para ser madres.

Y concebido ese hijo, encontrar centros humanizados a donde poder ir, charlar, intercambiar puntos de vista, deseos, inquietudes, quizás en algún momento, por qué no, nuestros miedos, angustias, sin catalogar el embarazo de enfermedad, incluso, poder encontrar a otras mujeres, otras parejas; disfrutar de los cambios corporales, del crecimiento del bebé intraútero, simplemente ir descubriendo la propia vida.

page3image19688
page3image19960
page3image20232

Y sin embargo, en la mayoría de los casos nos encontramos con consultas minuto, frías, sin calor humano, la mayoría de las veces es el profesional, el médico el que se apropia del embarazo y no tan solo de este, sino también del cuerpo de la mujer, de su propia vida.

Es triste oír en ocasiones al médico decir a la paciente, (porque así llaman habitualmente a la mujer), “usted está embarazada”. Y que no sea la mujer la que perciba, la que se de cuenta que en su ser se está gestando una nueva vida.

El embarazo no se vive como un fenómeno feliz, sino que llega a ser un cúmulo de prohibiciones:

  • –  esto no puedes hacer
  • –  aquello tampoco
  • –  no puedes pasear
  • –  tienes que hacer reposoNi puedes hacer el deporte que habitualmente hacías, ni que decir de las relaciones sexuales, ni viajar, etc.Así se convierte en un proceso patológico en vez de natural en la vida de una mujer, de la pareja. Simple y llanamente a la mujer le roban esos instantes, esos nueve meses que está dando vida a un ser que se está desarrollando dentro de ella. ¿Por qué no podemos dar la oportunidad para que la mujer conozca mas su propio cuerpo, los cambios que se están dando en ella tanto físicos como psíquicos?. Actuar simplemente como orientadores, ayudando a que lleven su propio proceso adelante, a que tomen conciencia. Estimular a las mujeres a que entren en contacto con otras mujeres, con otras parejas, facilitar centros de reunión donde pueda haber intercambio de ideas, miedos, ansiedades, toma de conciencia corporal, donde se tenga en cuenta no sólo a la madre, sino también la influencia del ecosistema embrión-feto-madre para un buen desarrollo biofísico-psíquico; y cuando hablemos de profilaxis, no solamente pensar en el parto, sino también pensar que podemos hacer una profilaxis INTRAUTERINAMENTE Y EXTRAUTERO, teniendo en cuenta la atención del periodo de formación físico-psíquico del recién nacido, que dura hasta el 9o mes, preparando de este modo un nacimiento feliz y poder asumir las complicaciones o problemas, si llegado un momento surgieran.

Y sin embargo podemos pensar cómo llegan la mayoría de las mujeres a parir, cuando desde niñas ya han vivido prohibiciones, angustias, y en su embarazo todo son miedos, riesgos, hay que someterse a pruebas y más pruebas, análisis, para confirmar que todo está bien. Ya no se confía en la intuición de la mujer, en las manos, vale más que hable una máquina por ella. Le roban finalmente su intimidad cada mes, cuando le están sometiendo a revisiones, tactos, controles, etc…”solamente por si acaso”.

Ser madre, parir en este mundo occidental se está convirtiendo en un hecho realmente complicado, en ningún momento, o en pocos momentos es un hecho natural, fisiológico.

La mujer no tiene derecho a parir ella, le tienen que sacar al niñ@, lo tienen que extraer, es el tocólogo el que hace el parto, la matrona la que hace el parto, no la mujer la que pare. Quizás, si empezáramos a invertir las palabras, nos daríamos cuenta que somos las mujeres las que tenemos que tener nuestro protagonismo, y los profesionales de la salud estamos simplemente para ayudar a esa mujer, esa pareja que está pariendo.

Tiene la mujer, la pareja el derecho a decidir dónde y cómo van a parir. Sabemos de muchas anestesias, de muchos partos instrumentales que se realizan sin ninguna indicación, o como toda indicación porque se quiere terminar pronto y hay otras cosas que hacer. Podríamos contar muchas anécdotas. Pero quizás necesitaríamos mucho más tiempo. Solo queremos dar constancia de estos hechos. Nos parece triste oír a las mujeres decir: ha nacido mi hijo pero no me he enterado de nada.

Y así mismo es un derecho del niñ@, nacer en las mejores condiciones.

Si en algún momento hemos pensado que durante nueve meses ha estado dentro del útero cobijado y acariciado por el líquido amniótico, las paredes uterinas, y de repente, bruscamente le separan de su madre, le dejan en un ambiente frío, cuando no, sin haber entrado en el mundo exterior ya ha recibido el primer azote y se encuentra con un montón de ruidos estridentes, luces, le separan bruscamente de su madre y de este modo pierde todo contacto, se siente solo, abandonado. Sabemos que los animales que no son lamidos, acariciados por sus madres y que son alejados de ellas pueden incluso llegara morir.¿ Hemos pensado que quizás el ser humano, el bebé humano recién nacido, necesite de este contacto con su madre, no sólo para su adaptación progresiva al mundo exterior, sino también para su buen desarrollo físico y emocional?

page5image22256
page5image22528
page5image22800
page5image23072
page5image23344
page5image23616
page5image23888
page5image24160
page5image24432
page5image24704
page5image24976
page5image25248
page5image25520

Creemos que son muy importantes las primeras horas en el recién nacido, no sólo para el, sino para la madre y el padre que acaban de entrar en contacto físico, de sentirlo. Es importante estimular ese contacto para crear un buen vínculo afectivo entre los tres, y ¿qué forma más natural de contacto que la lactancia materna?, y una vez más en la era tecnológica, la mujer ve imposibilitado ejercer este arte femenino del amamantamiento, esta primera relación amorosa y sexual. Sin embargo este contacto, esa primera unión se rompe, el bebé es arrebatado de la madre que acaba de parirlo, para se controlado, sometido a rigurosos exámenes para certificar que todo está bien y no solamente les roban los primeros instantes, sino que se impide el desarrollo físico-psíquico equilibrado del recién nacido. Ciertamente estamos en la era tecnológica, pero en ocasiones esta tecnología puede fallar y dar lugar a un gran desastre.

Quizás si queremos cambiar LA VIDA, tenemos que empezar cambiando la forma de nacer, intentando un nacimiento sin violencia, en un ambiente no violento, que permita a hombres y mujeres ser libres.

Y COMO CONCLUSIONES. EXIGIMOS:

page7image1072
  1. Una educación sexual en las escuelas, ya que es uno de los pilares básicos de la planificación familiar. Sexualidad no es procreación.
  2. Que la maternidad sea un acto deseado. Pero también, derecho al aborto libre si el embarazo no es deseado.
  3. De una vez por todas, centro humanizados e integrales de Asistencia Primaria de Salud, y en su defecto, en cualquier centro con los recursos actuales disponibles, donde:
    1. La mujer embarazada, la pareja, tenga derecho a ser informada de su embarazo, parto y amamantamiento.
    2. Asistir a grupos de preparación a la maternidad que engloben aspectos físicos y psíquicos.
    3. Atenciónespecialalestadopsico-afectivodelaembarazada.
    4. De ser respetada como persona, como mujer, no ser considerada como enferma.
    5. De facilitarle su participación activa como protagonista de la gestión de su propio parto.
    6. De poder elegir la persona que desee para estar con ella durante el trabajo de parto, el parto y los momentos posteriores.
    7. Poder adoptar las posturas que la mujer siente más cómoda durante el trabajo de parto sin obligarle a ser monitorizada y estar en cama.
    8. Que la mujer pueda rechazar cualquier intervención para acelerar el parto o retardarlo como:
      • goteos de oxitocina
      • rotura de bolsa
      • analgesia no necesaria
      • intervenciones no necesarias como:- rasurar periné – Kristeller
        – episiotomías
page7image15352

• cortar el cordón umbilical antes de que deje de latir
• la tradicional manipulación del recién nacido en los

primeros instantes de su nacimiento.
• Separación del recién nacido de la madre

  1. Ayuda a domicilio durante la primera semana del purperio.
  2. En caso que la mujer quiera parir en su propia casa tiene que tener los mismos derechos antes mencionados, y poder ser ayudada por personal sanitario cualificado.
  3. Exigimos que se modifiquen los períodos de descanso maternal, tanto para antes del parto como posteriormente, favoreciendo de esta manera la lactancia materna y el desarrollo integral del niñ@ durante su primer año de vida.
  4. Los centros de maternidad deben ampliarse y unirse con centros infantiles de atención a la pareja y al niñ@.
  5. Promoción de reciclajes de los profesionales de la salud que cumplan básicamente los objetivos anteriormente expuestos.

BIBLIOGRAFÍA

  • FREDERICK LEBOYER. Por un nacimiento sin violencia. Ed. DAIMON.
  • MICHEL ODENT. Bien Naître-Seuil. Ed. HACER.
  • MICHEL ODENT. Génesis del hombre ecológico. Ed. HACER.
  • MARIE LANGER. Maternidad y sexo. Ed. PAIDOS.
  • RAQUEL SOIFER. Psicología del embarazo, parto y purperio. Ed.KARGIEMAN.
  • KLAUS-KENNELL. La relación madre-hijo. Ed.PANAMERICANA.
  • SHEILA KITZINGER. Embarazo y parto. Ed. INTERMERICANA.
  • T VERNY. La vida secreta del niño antes de nacer.
  • STERN. La primera relación madre-hijo. Serie Bruner. Ed.MORATA.
  • MAC-FARLANE. La psicología del nacimiento. Ed. MORATA.
  • A. MONTAGU. El sentido del tacto. Ed. AGUILAR
  • A. MONTAG. La vida prenatal. Ed. TROQUEL.
  • R. SHAFFER. Ser madre. Ed. MORATA.
  • MA ANAND GANGHA. Yoga y maternidad. Ed. HERDER.
  • SPITZ. El primer año de vida del niño. Ed. FONDO DE CULTURAECONÓMICA.
  • H. FISHER. El contrato sexual. Ed. PAIDOS.
  • GESELL. Embriología de la conducta. Ed. PAIDOS.
  • NEILL. Summerhill. FONDO CULTURA ECONÓMICA.
  • F. NAVARRO. Vegetoterapia Prenatal. Revista Energía, carácter,sociedad. Editado por la Escuela Europea de Orgonterapia. Volumen1, no 1.
  • AGUIRRE DE CARCER. Preparación al parto. Ed. MORATA.
  • M. BARBERA. Parirás con placer. Ed. PAIDOS.
  • W. REICH. Biopatía del cáncer. Ed. NUEVA VISIÓN.
  • XABIER SERRANO. Profilaxis. Ergonómica infantil. RevistaEnergía, carácter, sociedad. Volumen 2, no 2.
page9image16240

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *