“Por un nacimiento sin violencia” F. LEBOYER.

“Por un nacimiento sin violencia” F. LEBOYER.

Al niño hay que hablarle su lenguaje
¿Hablar de amor a un recién nacido?
¡Pues si! .Hablar de amor ¿No es así como habla la naturaleza entera?
Es el lenguaje de los amantes:
No hablan, se acarician.
Son tímidos, son púdicos para acariciarse, arrullarse buscan la oscuridad. Apagan la luz o cierran los ojos, sencillamente reconstruyen la noche a su alrededor.

La noche de los demás sentidos
El tacto, tan solo es lo que cuenta.
Sus manos se expresan por ellos, se rozan, se tocan se miman, se abrazan, si acaso un gemido de intenso placer.

Esto se lo que requiere el recién nacido Ese es su lenguaje

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *